Scroll to the next section

Diabetes

¿Ya se tiene el diagnóstico?

  >> El impacto personal

  >> Familia frente al diagnóstico

   >> Pareja frente al diagnóstico

   >> Entorno social

   >> Tips para cuidar tu glucosa

¿Mi hijo es diagnósticado?

   >> El impacto para el niño

   >> Familia frente al diagnóstico

   >> Entorno social

   >> Tips para cuidar tu glucosa

Prevención y autocuidado

   >> ¿Cómo prevenir la diabetes?

   >> Prevenir complicaciones

 

El impacto personal

El impacto del diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento de la diabetes mellitus (DM) provoca una serie de respuestas psicológicas y sociales en la persona que lo padece, que varían en grado e importancia. Con frecuencia aparecen cuadros de ansiedad, depresión, falta de energía, afectación a las disfunciones sexuales, dificultades laborales y los sentimientos de soledad forman parte de los problemas que los pacientes con DM refieren con mayor frecuencia. El deterioro en la calidad de vida está asociado con sentimientos de rabia, culpa y preocupación acerca de la enfermedad, y esto entorpece las tareas de auto cuidado que los pacientes deben llevar a cabo.

Con frecuencia, el recibir el diagnóstico de diabetes supone una situación de crisis, entendida ésta como un cambio inesperado y brusco en la vida de la persona, que le supone un desequilibrio y cuya forma de resolución condiciona y modula la continuidad de ésta.

En el mejor de los casos, el sujeto logra adaptarse adecuadamente a su nueva situación. En el peor, se instala en el bloqueo, la indecisión o la angustia. Se trata de un periodo transicional que representa tanto oportunidad para el desarrollo de la personalidad, como peligro de una mayor vulnerabilidad al trastorno mental, cuyo desenlace, en cualquier ejemplo particular, depende hasta cierto punto de la forma en que maneje la situación. Por tanto, su resolución no implica la adaptación adecuada a la vida con diabetes. En este sentido, pueden existir puertas falsas para referirse a adaptaciones inadecuadas en las que el estrés inicial se reduce, pero con un coste personal elevado. Su denominador común es el hecho de que la persona tiene dificultades para aceptar su nueva situación, lo que conlleva el empobrecimiento de la personalidad, el incremento de la angustia y la merma de su calidad de vida.

Algunas de estas puertas que llevan a un deterioro de la vida de las personas son las siguientes:

  • La negación. La angustia que genera a la persona una situación, unida al sentimiento de incapacidad para resolverla, le hace descalificar su importancia. Se manifiesta en la falta de adhesión al tratamiento o en no acudir a las consultas programadas.
  • El “callejón sin salida”. Sentir que no puede hacer nada por cambiar su situación, posiblemente se concrete en la resignación pasiva y la renuncia a la búsqueda de una mayor calidad de vida.
  • La hipocondría. La vivencia de enfermedad es tan intensa y desestructurante que se convierte en el único punto de vista del enfermo. Puede aparecer todo un cuadro de síntomas físicos que no son sino la expresión de su angustia.

Es importante que el o la paciente sean capaces de identificar la necesidad de contar con ayuda profesional que les ayude a aceptar y afrontar la enfermedad; estableciendo objetivos, comprometiéndose en la terapia, y que la persona sea agente de su propio cambio.

Referencias:
Lorente, I. (2007). Falta de aceptación de la diabetes: Un enfoque diagnóstico y terapéutico en: Avances en Diabetología. Vol. 23 No.2; pp. 94-99. Evaluación psicológica de pacientes con diabetes mellitus en: Avances en Diabetología. Vol. 23 No. 2; pp. 88-93.
 

------------------------------------------------- 

Familia frente al diagnóstico

La familia es considerada como un pilar importante de apoyo, cariño y comprensión al encontramos en situaciones problemáticas o estresantes que interfieren en nuestra vida cotidiana.

Al enfrentarnos con factores que alteran nuestra estabilidad emocional o de salud física o mental; no sólo repercute en nuestro bienestar psicológico, sino también en las interacciones y vínculos con amigos, pareja y en éste caso, la familia.

La familia recibe un impacto en el diagnóstico de la enfermedad pues existe un desconocimiento de la enfermedad así como de lo que ocurrirá. Se convierten en cuidadores de la persona y se hace presente la necesidad de contar con grupos de apoyo que fomenten la información y disminución del miedo ante esta nueva situación. Así como la enfermedad tiene repercusiones en la familia, la forma en la que esta reciba y conviva con la enfermedad, tendrá su respectivo impacto en el curso de ésta.

Es importante tomar en cuenta lo siguiente:

  • Conocer los derechos del paciente ante los servicios de salud así como exigirlos.
  • Crear un diálogo familiar en el cual se hable acerca de la enfermedad y las reacciones emocionales que ha suscitado.
  • Facilitar el estar involucrado como familia con el cuidado del paciente, negociando y teniendo una relación de ganar-ganar donde ambas partes resulten beneficiadas. Por ejemplo, el cambio en la alimentación puede ser gradual para los miembros de la familia, finalmente se trata de un cuidado de alimentación más sana para todos.
  • El atender a un paciente con diabetes, no significa descuidar a los demás miembros de la familia, se deben tomar en cuenta las necesidades específicas de los demás.
  • Conocer los procedimientos de administración de insulina, las formas de medición de la glucosa, los productos que su familiar pueda consumir aportando con menús nuevos, actualizándose con información médica moderna.
  • La familia es un soporte emocional para el paciente, fuente de ánimo y optimismo para controlar la enfermedad y vivir una vida plena.
  • Es preciso identificar la necesidad de un apoyo profesional y acudir de manera oportuna, por ejemplo; ayuda psicoterapéutica en la cual se trabajarán cuestiones individuales por las que atraviesa la familia. 

REFERENCIAS
Fuertes, M.C. y Maya, M.U. (2001). Atención a la familia: la atención familiar en situaciones concretas. En: ANALES Sis San Navarra. Vol. 24, Suplemento 2 (http://recyt.fecyt.es).Heredia, J. P. y Pinto, B. (2008). Depresión en diabéticos: Un enfoque sistémico. En: AJAYU. Vol. VI, No. 1. (www.ucb.edu.bo)
 

------------------------------------------------- 

Pareja frente al diagnóstico

La enfermedad de diabetes en una persona implica un impacto personal causante de estrés o depresión; esto se refleja, entre otros factores, en las relaciones familiares e interpersonales. La angustia referida en respuesta al autocontrol que deben de llevar así como el tratamiento, tiene consecuencias en el ámbito afectivo, específicamente con su pareja.

Existe una fase de adaptación psicológica a la enfermedad, en la cual puede haber negación y depresión. Si durante el proceso de adaptación, existe cierto grado de resistencia, entonces las repercusiones en las relaciones interpersonales incrementarán.

Si bien los problemas dentro de la pareja emergen a lo largo de la relación; cuando se tiene un padecimiento como lo es la diabetes, éstos pueden acentuarse. Lo importante es no sentirse culpable por la enfermedad así como estar informada(o) y reducir los miedos. En ocasiones, el otro miembro de la relación desconoce la enfermedad, los cuidados y los riesgos, en éste caso, lo mejor es tener una comunicación clara y abierta explicando que si están más informados, tendrán un mejor control de la situación. No solamente los factores biológicos son trascendentes; la vivencia personal, el hablar de las emociones y sentimientos en torno a la diabetes ayudan a una mejor relación. El diálogo abierto y sincero es imprescindible.

La actitud que se tiene frente a la enfermedad es primordial, por ejemplo el saber que no se pude llevar una alimentación como antes puede irritar más al paciente, y descargar el enojo o depresión en la pareja. Al mismo tiempo, éste otro miembro tiene que poner a prueba su paciencia y grado de comprensión.

Durante el acompañamiento a la pareja que sufre diabetes, pueden existir alternativas para convivir de una manera sana:

  • Tener información clara sobre lo que es la enfermedad, así como sus riesgos y consecuencias.
  • Contar con una comunicación clara y directa acerca de los sentimientos y de cómo viven la enfermedad tanto la persona con diabetes como su pareja.
  • Preparar planes de alimentación que mejoren su calidad de vida.
  • Compartir actividades como hacer ejercicio en casa o caminatas, las cuales pueden ser un buen pretexto para conversar.
  • Saber que pueden tener una vida sexual placentera explorando su erotismo

Si en algún momento de la relación, se requiere de ayuda profesional para la aceptación de la diabetes así como cambio de actitudes, se debe reconocer cuándo es necesario y recurrir a ella.

Referenca:
www.dlife.com
 

------------------------------------------------- 

Entorno social

Cuando una persona recibe el diagnóstico de la enfermedad, puede ser un golpe fuerte a su integridad psicológica, emocional y física. Las áreas que pueden verse afectadas en las personas que padecen diabetes pueden ser diversas como la laboral, económica y familiar. En la primera de ellas pueden sufrir discriminación para recibir una oferta de trabajo. Aunque las leyes amparan a las personas con diabetes, estas tienen en ocasiones dificultad para lograr una ubicación laboral estable. Empleadores que han tenido malas experiencias con empleados diabéticos, pueden estar predispuestos a darles trabajo. Sin embargo, todas las personas con diabetes tienen igual derecho y posibilidad de incorporarse a los diferentes puestos de empleo.

Otro aspecto de importancia es la situación económica. El costo económico de la enfermedad impacta tanto en la economía del país como en la privada de las personas con diabetes y sus familiares. En muchas ocasiones las personas con diabetes, por falta de ingresos económicos, llegan al hospital cuando ya tienen presencia de complicaciones en estadios avanzados que hacen más costoso el tratamiento. Por ello existen campañas nacionales en las cuales se señala la necesidad de poner mayor énfasis en las inversiones para impulsar programas para la prevención de complicaciones en lugar del tratamiento para ellas. Las personas con diabetes se enfrentan a llevar un tratamiento para toda su vida, lo cual conlleva requerimientos alimentarios y utilización, en ocasiones, de insulina y/o compuestos orales.

Por otra parte, el padecer diabetes también impacta en todos los aspectos de la vida familiar de las personas que viven con la enfermedad, toda vez que trae consigo cambios en las usuales costumbres y comportamientos de la familia, como el régimen alimentario, ajustes en los horarios de comida, así como utilización de medicamentos. Estos cambios generan en algunos individuos sentimientos de dependencia y/o disminución de la autoestima; sin embargo, está básicamente demostrado que las personas con diabetes mejor controladas metabólicamente son aquellas que cuentan con familias mejor orientadas y sensibilizadas en relación a la enfermedad.

Desarrollar acciones educativas encaminadas a atender al individuo en su integridad y entorno social, con el fin de lograr el completo estado de bienestar físico, mental y social de la persona con diabetes y sus familiares, es una tarea que debe implementarse para una mejor salud plena.

Un punto de partida sería una intervención donde se conozca y comprenda la realidad en la que se desenvuelven las personas con diabetes y los otros individuos que comparten el mismo contexto social, mediante la ejecución de actividades dirigidas a la satisfacción de las necesidades y a hacer realidad su bienestar, con vista a modificar el medio social y mejorar las condiciones de vida que resultan negativas o perjudiciales para lograr el control deseado de su enfermedad, así como ayudarlos en la búsqueda de alternativas eficaces dirigidas a lograr un equilibrio entre las exigencias del tratamiento y su desempeño social.

Referencia:
García, C. M. y García, G. R. (2005). Problemas sociales por un grupo de personas atendidas en el Centro de Atención al Diabético. En: Revista Cubana de Endocrinología, 112(2). (ww.sld.cu)
 

------------------------------------------------- 

Tips para cuidar tu glucosa

Existen hábitos que pueden ayudarte a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre, los cuales podrás adoptar como parte de tu vida diaria, te mostramos algunos ejemplos:

A) En la casa

  • Procura realizar un cambio en la dieta que acostumbrabas, por ejemplo evitando preparar alimentos con alto contenido de azúcar, evitar refrescos.
  • Reducir la ingesta de carnes rojas (2 veces/semana).
  • No saltarte las comidas. Intentar realizar de 5 a 6 tomas diarias.
  • Revisa con frecuencia tus pies, reportando al médico cualquier irregularidad (cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas con dolor).
  • Para evitar problemas de los ojos, debes consultar al oculista una vez al año para que te haga un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas.
  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental todos los días.
  • Controla tu presión arterial y colesterol.

B) En el trabajo o la escuela

  • Sigue tu plan de comidas.
  • Toma el medicamento y mide el nivel de glucosa en la sangre como de costumbre.
  • Cuéntales a tus maestros, amigos o compañeros de trabajo cercanos cuáles son los signos de la hipoglucemia. Es posible que necesites su ayuda si tu nivel de glucosa en la sangre baja demasiado.
  • Ten a la mano en todo momento alimentos entre comidas para tratar la hipoglucemia.
  • Cuéntale al enfermero de la empresa o de la escuela que tienes diabetes.

C) Espacios donde pasas tiempo libre

  • Evitar el alcohol ya que este provoca variaciones en el nivel de glucosa en sangre.
  • Fumar aumenta el riesgo de padecer problemas relacionados con la diabetes. Si dejas de fumar, reducirá el riesgo de sufrir un ataque al corazón, derrame cerebral, enfermedad renal y enfermedad de los nervios. Tus niveles de colesterol y la presión arterial pueden mejorar. También mejorará el flujo sanguíneo.
  • Si vas a salir con tus amig@s, procura asistir a lugares con variedad en el menú, de manera que evites consumir alimentos procesados, enlatados, refinados o ricos en sal.
  • No consumas alimentos con un alto contenido de grasas saturadas.
  • Si tu médico lo autoriza, realiza actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunta a tu médico qué actividades son las mejores para ti.
  • Lleva un registro diario de los resultados de las pruebas de glucosa en la sangre. Haz copias de la hoja de registro diario para la diabetes. Esta información te ayudará a saber si estás logrando tus niveles deseados de glucosa en la sangre.

Si la mayor parte del tiempo mantienes un buen control de los niveles de glucosa en la sangre, colesterol y presión arterial, puedes prevenir o retrasar los problemas causados por la diabetes.

Referencias
http://diabetes.niddk.nih.govwww.zonadiet.com
 

-------------------------------------------------

------------------------------------------------- 

El impacto para el niño

El diagnóstico de la diabetes en niños podría exacerbar problemas ya existentes. Una mala adaptación inicial, con depresión, ansiedad y baja autoestima, nos indica la presencia de dificultades psicológicas.

Las niñas y niños pequeños (edad preescolar) son demasiado jóvenes como para comprender o controlar su afección; el “paciente”, por lo tanto es toda la familia. Lo que sí perciben es que sus padres sufren a causa de algo que finalmente descubren que tiene que ver con él, sintiéndose culpables y entendiendo el tratamiento como un castigo.

En la edad escolar, cuando se produce el primer contacto con las consecuencias sociales de la diabetes (tiene que explicar a otros que es diabético, negarse a tomar ciertos alimentos). Se acostumbran rápido a la terapia, mostrando mucho interés en aprender nuevos conocimientos y habilidades. Su actitud es a veces más racional hacia la diabetes que a la que presentan sus padres, sufriendo menos por ello. A medida que se acerca la adolescencia, el niño es capaz de implicarse de forma más activa en su tratamiento, lo que le otorga un papel activo y le da sensación de control sobre la enfermedad.

La aparición de la pubertad en muchos, si no en la mayoría de los adolescentes, viene marcada por sentimientos de ambivalencia, impulsividad y cambios de humor. Esto influye enormemente sobre la capacidad de afrontar la diabetes.

Durante la adolescencia, la diabetes les hace sentirse diferentes a los demás en una época en que más desean ser aceptados por otros. En ocasiones se produce una afectación de la autoestima y pueden ocultar sus enfermedades a otros. Se ven obligados a ajustar su ritmo de vida y a rechazar hábitos y actividades inadecuadas que otros adolescentes realizan (tomar alcohol, fumar) y a combinar actividades propias de la edad con un tratamiento adecuado de la enfermedad (por ejemplo campamentos, deportes de riesgo). Les resulta difícil una cierta separación de sus padres cuando se depende de ellos en el tratamiento.

Lo importante es intentar que la enfermedad y su tratamiento formen parte de su vida cotidiana del niño y haciéndoles ver que se les valora independientemente del estado de salud en el cual se encuentran. No darles una excesiva protección, sino proporcionarles información adecuada a su edad para que en la medida de lo posible sean responsables de su alimentación, actividades, de los horarios de su medicamento o avisar a algún mayor en caso de presentar alguna complicación o necesitar ayuda.

Referencia:
www.fundaciondiabetes.org
 

------------------------------------------------- 

Familia frente al diagnóstico

Ante un diagnóstico de diabetes en uno de los hijos, padres y madres lo viven como un proceso de duelo en el cual se percibe la pérdida de algo muy querido: la salud de un hijo, además de cierta autonomía y hábitos de vida, esperanzas, sueños y expectativas de futuro para ese hijo. Cada persona lo vive de forma distinta, sin embargo a continuación enumeramos algunas fases por las cuales podrían atravesar. Los 3 estadios que se consideran más representativos ante un duelo por diagnóstico de diabetes son:

  • SHOCK: Cubre el período en el cual se recibe la noticia. Características: aturdimiento, evasión, negación de la situación («no es a mí»; «ha habido un error»; «estoy soñando.»), que funciona como anestesia emocional. Emociones variadas, alteraciones de apetito y sueño y ansiedad.
  • CONFRONTACIÓN: Puede durar de meses a años. Características: ya hay conciencia de la situación, un intenso dolor (necesario), ira, rabia, aturdimiento, culpa. Es la fase de lucha directa por adaptarse a la enfermedad, una etapa muy dura, con lo que puede aparecer depresión, estrés y vulnerabilidad inmunológica
  • RECUPERACIÓN: Disminuyen los efectos negativos de fases anteriores y se produce aceptación emocional (quizá la más difícil) de la situación. La vida se normaliza e incluso se nota un fortalecimiento psíquico.

La carga de la atención la deben compartir los adultos de la familia para evitar el agotamiento. Todas las familias necesitan ayuda para aceptar el diagnóstico y aprender a afrontar el concepto de la afección crónica y para toda la vida de tu hijo, a la vez que aprenden sobre la complejidad de la diabetes y su control. Los hermanos podrían necesitar ayuda para tratar temas como la culpa, el miedo o los celos.

A continuación te presentamos algunas recomendaciones para la familia ante el diagnóstico de la diabetes:

  • Permitirse sentir y expresar todo tipo de emociones, incluidas tristeza, ansiedad, preocupación, ira, etc. durante el tiempo que sea necesario, ya que es algo perfectamente normal y fundamental para una buena asimilación de la situación. Es importante intentar que el niño no presencie este tipo de estados emocionales negativos. Evitaremos preocupaciones y culpabilidades innecesarias.
  • Buscar rápidamente todo tipo de apoyo social (familia, asociaciones, conocidos en nuestra misma situación, recursos médicos, psicológicos y estatales a nuestro alcance).
  • No dejemos que nuestros conocimientos previos sobre la enfermedad (no siempre acertados), así como opiniones de otras personas, rumores, afecten a nuestra visión objetiva de la situación.

Debería existir una capacitación al niño o adolescente y a sus padres para que ajusten la ingestión de alimentos y la dosis de insulina, basándose en los datos sobre glucosa que genera el joven. Platica con tu médico, consulta ésta página y acércate a grupos de apoyo en diabetes para mantenerte informado.

Referencia:
Danne, T. y Kordonuri, O. (2007). ¿Cuál es la gran diferencia de la diabetes infantil? En Diabetes Voice. Mayo, Vol. 52. (
www.diabetesvoice.org) 

------------------------------------------------- 

Entorno social

La diabetes es uno de los grandes problemas mundiales de salud y es considerada una enfermedad social, no sólo por su elevada frecuencia sino por su coste económico. A diferencia de otras enfermedades crónicas, requiere un extraordinario esfuerzo para el autocontrol, lo que puede producir un estrés psicosocial y psicológico añadido que afectaría de manera desfavorable al enfermo. Por ello, la diabetes es una enfermedad que requiere grandes ajustes en el estilo de vida y una amplia educación del paciente.

Diabetes en edad lactante y preescolar: los jóvenes padres pueden expresar su desconcierto. La limitada habilidad cognitiva del niño para afrontar el estrés puede precipitar que aparezcan otras estrategias como agresión, incumplimiento terapéutico o aislamiento que pueden aumentar los síntomas de estrés, trastornos del apetito o ansiedad. Las hipoglucemias (disminución de glucosa), deben prevenirse para evitar un deterioro neurológico el cual repercutirá un su aprendizaje posterior con el consiguiente riesgo de dificultades académicas y profesionales.

Diabetes en edad escolar: Hacer que recaiga en los padres la responsabilidad del tratamiento, reforzando la dependencia del niño en función de las capacidades parentales para tolerar riesgos y su propia angustia.

La primera hipoglucemia, en particular si existen convulsiones, se vive de forma dramática y produce una huella psicológica duradera. Estas inquietudes pueden producir un aumento en el control del niño, lo que le hace asumir una imagen desvalorizada de su capacidad de control sobre la enfermedad. Posteriormente el niño se independizará, aprenderá a tratarse a si mismo y a controlar los resultados del tratamiento.

La sociedad debe tomar acciones pertinentes para el mejor control y aceptación de la enfermedad:

  • Eliminar obstáculos para la total integración de la persona diabética.
  • Promover la independencia, igualad y autosuficiencia para todas las personas con diabetes.
  • Llevar a cabo medidas efectivas para prevenir complicaciones graves.
  • Procurar que las familias diabéticas tengan el apoyo social, económico y psicológico necesario.
  • Promover la creación de centros especializados en el cuidado de la diabetes, su educación e investigación.

El niño o adolescente diagnosticado de diabetes es sobre todo, un niño que posee un gran potencial de desarrollo y al que hay que dar toda la ayuda necesaria para que su progreso evolutivo se vea afectado lo menos posible por su enfermedad. Para lograr esto, es necesaria la mejor integración en los diferentes contextos en los que se desenvuelve: individual, familiar, social y escolar. Estos deben adaptarse a sus necesidades de tratamiento médico y educativo.

REFERENCIA:
Martínez Ch. M. J., Lastra M. I., y Luzuriaga T. C. (2002). Perfil psicosocial de niños y adolescentes con diabetes mellitas. En: Bol Pediatr 42 (pp. 114-119).
 

------------------------------------------------- 

Tips para cuidar tu glucosa

El tener en casa un paciente con diabetes, especialmente si se trata de un menor, nos lleva a pensar en una serie de cambios de hábitos por otros que mantendrán en equilibrio su salud previniendo futuras complicaciones. A continuación se enlistan algunos consejos que serán de utilidad para llevarse a cabo en diversos ámbitos en los que se encuentra el o la pequeña.

a) En casa: Es necesaria la limpieza diaria de todo niño o adolescente y por lo tanto también de la persona con diabetes.

Habitualmente el niño no tendrá alteraciones en los pies, sin embargo debe enseñarse su cuidado desde la infancia para evitar problemas en la edad adulta. Por ejemplo lavar y secar sus pies, hidratarlos, cortar las uñas de manera recta, evitar fibras sintéticas, usar zapatos anchos, cómodos y transpirables.

Lavar los dientes después de cada comida, preferentemente con pasta fluorada, y realizar revisiones con el dentista una vez al año.

b) En la escuela: Los niños con diabetes tienen el derecho de acudir a la escuela sin sufrir discriminación, o participar en las actividades escolares y a tener el beneficio de una atención competente y segura mientras estén en la escuela, lejos de su familia.

Tanto los profesores como los compañeros de clase deberían recibir educación sobre la diabetes, tanto para disipar mitos y prejuicios como para aprender los modos en los que se puede promover una buena atención.

Es necesario hablar sobre el horario de comidas y meriendas con los profesores. Si la comida la suministra la escuela, el menú debería ofrecer opciones apropiadas para las necesidades de los niños con diabetes.

c) Espacios de recreación: Para los fines de semana, es aconsejable hacer ajustes en el horario de la administración de la insulina y comidas desde la cena del viernes, pues generalmente los niños y adolescentes desean dormir más.

Durante las vacaciones es importante establecer los cambios, adaptando los horarios de control de la glucosa, que deberá hacerse con mayor frecuencia.

Si la actividad deportiva va a ser importante, reducir la dosis de insulina.

Recuerde que la exposición prolongada al calor o al sol, frecuente en el verano, aumenta la absorción de la insulina con riesgo de hipoglucemia (disminución de la glucosa).

No saltarse las comidas.

Llevar siempre insulina y suplementos de hidratos de carbono.

Vigilar en fiestas infantiles el consumo de dulces y alimentos no aconsejables para ellos.

En caso de tratarse de su propia fiesta infantil, conviene elegir botanas saludables y ricas, como pepinos o jícama.

En la escuela, el niño o niña diabético debe llevar siempre un carnet o chapa grabada, identificadora para poder facilitarle el tratamiento en el caso de cualquier incidencia.

Los padres deben informar a sus profesores para que supervisen las comidas que hagan en horario escolar. También será de gran ayuda facilitar a profesores folletos sencillos que expliquen en lo que consiste la diabetes, con especial atención al maestro de educación física. La información al profesorado ayudará a tratar al niño como un alumno más, a tener el cuidado adecuado de su diabetes y a que se puedan realizar ajustes necesarios en los menús escolares para que el niño con diabétes se integre al comedor escolar.

Referencia
www.fundaciondiabetes.org
 

-------------------------------------------------

------------------------------------------------- 

¿Cómo prevenir la diabetes?

Existen diferentes factores de riesgo para padecer diabetes; principalmente la obesidad, antecedentes familiares, hipertensión, colesterol elevado y sedentarismo.

Para poder prevenirla se requiere una buena alimentación; comer alimentos bajos en grasas y calorías, comer las porciones indicadas para tu nutrición, incluir dentro de la dieta, frutas, verduras y alimentos integrales. Comer en horarios normales y por lo menos 3 veces al día.

De igual forma, realizar ejercicio te permite prevenirla. Ten más actividad física y evita el sedentarismo; si normalmente no lo practicas, puedes iniciarlo poco a poco. Se recomienda caminar 30 min. diarios durante 5 días a la semana, pero tu médico podrá indicarte la frecuencia y el tipo de ejercicio recomendado para ti.

Además de la nutrición y el ejercicio, es muy importante la visita con los especialistas, en nutrición, médico internista, cardiólogo, endocrinólogo, así como ginecólogo en caso de mujeres y el urólogo en caso de hombres.

La prevención debe aplicarse no solo a quienes no tienen un diagnóstico del padecimiento, sino a quienes ya viven con éste. Ello con la finalidad de prevenir complicaciones en la salud. Un ejemplo claro de prevención de complicaciones es la visita al ginecólogo, pues la mujer con diabetes puede presentar trastornos menstruales, urogenitales, así como infecciones vaginales.

Las mujeres con diabetes gestacional, deben ser controladas correctamente, manteniendo sus niveles de glucosa dentro de los rangos normales durante todo el embarazo. Así el riesgo de presentar malformaciones congénitas en el recién nacido no será mayor al de una mujer sin diabetes. Si no es controlada correctamente, las complicaciones aumentan considerablemente, pudiendo llegar a un aborto, o enfermedades al bebé al momento de nacer.

El funcionamiento sexual en el hombre con diabetes, se ve afectado, principalmente por la incapacidad de mantener una erección. La forma de prevención de esta complicación, es manteniendo tus niveles de glucosa lo más cercano a los rangos normales, realizar ejercicio, llevar una dieta adecuada y seguir las indicaciones de tu médico. Sin embargo si ya se presenta disfunción eréctil, el urólogo podrá indicar alternativas de tratamiento.

Referencias:
National Diabetes Information Clearinghouse, Am I At Risk for Type 2 Diabetes? National Institutes of Health, NIH Publication No. 04-4805, October 2003.
National Diabetes Education Program, It’s Not Too Late to Prevent Diabetes, National Institutes of
Health, April 2004. Controle su Diabetes. Charles Kilo y Joseph R. Williamson
 

------------------------------------------------- 

Prevenir complicaciones

Las complicaciones de la diabetes son problemas de salud ocasionadas por la falta de control en los niveles de azúcar, pues éstos pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios; ocasionando problemas en diferentes áreas del cuerpo. A continuación te mencionamos los más comunes:

  • Neuropatía diabética. Afecta principalmente piernas y pies; comenzando con úlceras o bien con problemas de cicatrización en cortaduras. En casos extremos, pueden deformar estos órganos o llegar a amputación, tras el mal cuidado de heridas.
Los síntomas principales son: enrojecimiento, hinchazón, aumento de la temperatura. Si presenta alguno de estos síntomas, acuda con su médico.
  • Retinopatía diabética. Daña y debilita los vasos sanguíneos pequeños de la retina. Si ésta empeora o no es tratada a tiempo, puede causar ceguera. Si es detectada a tiempo, el tratamiento con láser puede desacelerar su complicación.
  • Nefropatía diabética. Daña los vasos sanguíneos dentro de los riñones de modo que éstos no filtren lo que debe eliminarse. Regularmente la gente que presenta esta complicación requiere de diálisis, es decir, un tratamiento para eliminar sustancias de desecho de la sangre.
  • Padecimiento del corazón y derrame cerebral. También son complicaciones de la diabetes. De hecho el riesgo es mucho mayor si los pacientes, además de diabetes, fuman y tienen presión arterial alta.

¿CÓMO PREVENIR LAS COMPLICACIONES DE LA DIABETES?



Antes que nada, debes seguir las recomendaciones de tu médico; así mismo, mantener tus nivel de azúcar lo más cerca posible del rango normal. De igual forma, cambiar hábitos como por ejemplo:

  • Una dieta balanceada. Evitar alimentos altos en azúcares, carbohidratos, ricos en grasas.
  • No fumar
  • Controlar presión arterial, colesterol, triglicéridos.
  • Hacer ejercicio
  • Visitar regularmente a tu médico
  • Manejar el estrés
Referencias:
American Diabetes Association
www.diabetes.org
**Academia Estadounidense de Médicos de Fa