Scroll to the next section

Estilo de Vida

 

Como leer las etiquetas

Alimentación

Ponte en forma

Hábitos saludables

Calidad de vida

Autoestima

 

Como leer las etiquetas

Leer las etiquetas nos ayuda a seleccionar mejor los alimentos que incluimos en nuestra alimentación diaria. Por ello es relevante verificar la sección de información nutricional que contienen la mayoría de los alimentos envasados. 

La información nutricional nos indica, la porción, cantidad de nutrientes, grasas totales, saturadas, colesterol, sodio, carbohidratos, proteínas y fibra por porción. 

Todas las personas, incluyendo a los pacientes con diabetes, requieren llevar un buen control en el contenido de carbohidratos de los alimentos ya que esto ayuda a mantener su glucosa en un nivel óptimo durante el día. 

Sin embargo, la cuenta de carbohidratos nos es excusa para excederse en alimentos bajos en carbohidratos o sin ellos, ya que son los que brindan la energía y funcionamiento a tu cuerpo. Por lo tanto es importante leer las etiquetas por carbohidratos y no por calorías, ya que estas últimas pueden contar con demasiada grasa y colesterol, incrementando el riesgo de padecer aumento de peso y enfermedades cardiovasculares. 

Por ello te sugerimos 8 pasos a seguir leer las etiquetas:

  1. Identifica la tabla nutrimental y ubica los datos que correspondan al tamaño de la porción a consumir.
  2. Calcula las calorías y demás nutrimentos equivalentes a la porción que vas a consumir. Es muy importante que conozcas la unidad que está manejando la etiqueta del producto.
  3. Identifica los nutrimentos que contiene el alimento y evita aumentar la cantidad de alimento recomendado.
  4. Ubica la cantidad de sodio contenida. La recomendación es no exceder de 2400 a 3000 mg al día; o sea, de 2 a 3 gramos. Suma todo lo que comes y procura evitar alimentos con alto contenido de este mineral.
  5. La recomendación de colesterol diario es de 300 mg; por lo tanto suma el colesterol de todos tus alimentos y no te excedas
  6. Fíjate en la cantidad de carbohidratos y no sólo si tiene azúcar o no. Esto es porque son los que más afectan tu glucosa en sangre. La porción de carbohidratos recomendada para personas con diabetes es de 15 gr, por lo que debes conocer el contenido de la porción de alimento que vas a consumir.
  7. Checa la cantidad de gramos de fibra en una porción. Elegir alimentos altos en fibra puede mejorar la salud y ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer, diabetes, colesterol elevado, hipertensión, etc. Debes consumir diariamente de 25 a 35 gramos
  8. Busca la fecha de caducidad y consume sólo alimentos que sean vigentes. 

--------------------------------------------------- 

Alimentación

La alimentación es parte fundamental para el tratamiento de la diabetes. Como bien sabes, una persona quien vive con diabetes debe monitorear sus hábitos alimenticios y en muchos casos deberá realizar algunos cambios. Sin embargo, este tipo de modificaciones no están tan alejados de las mejoras nutricionales que debe realizar cualquier persona si desea llevar una vida sana. 

Si bien hay que aprender a controlar la ingesta de cierto tipo de alimentos, especialmente los que contienen azúcar, también es cierto y está comprobado por los especialistas que no siempre están prohibidos. Se trata simplemente de realizar un sano balance entre los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Llevando una buena dieta acompañada de los medicamentos y la supervisión medica, en la mayoría de los casos se puede comer todos los alimentos pero en las porciones adecuadas. 

Por tanto, la mejor recomendación es planear tu dieta en compañía del médico y/o nutriólogo para que puedas saber cuáles son alimentos adecuados a tu tipo de diabetes (cómo tu cuerpo aprovecha los nutrientes y los niveles de glucosa) y sobre todo cuáles son los que prefieres para que no te cueste trabajo aprender a comer saludablemente. 

A pesar de las creencias no es nada sano eliminar comidas. En la dieta diaria es muy importante que las cantidades de nutrientes estén bien distribuidas durante el día, pues así serán mejor tolerados los hidratos de carbono, pues aunque son éstos los que incluyen a los azúcares, también son una fuente importante de energía. Lo ideal es que aprendas a hacer un equilibrio entre los carbohidratos que obtienes de los alimentos en forma de calorías y los que quemas con la actividad física normal del día. 

Contar los carbohidratos y combinarlos correctamente con el resto de los nutrientes te ayudarán a mantener bajos niveles de glucosa en la sangre. Una vez realizado tu plan de alimentación puedes platicar con tu médico y para no privarte de tus comidas favoritas puedes hablar de sustituir ciertos alimentos por otros. Por ejemplo, si eliges comer un postre, reduce el consumo de harinas. 

Recuerda que una dieta balanceada combinada con un poco de ejercicio y la administración correcta de tus medicamentos, mejora el estado de salud y te previene de futuras complicaciones. Pregunta a tu médico si puedes realizar ejercicio. 

--------------------------------------------------- 

Ponte en forma

Comúnmente la diabetes está relacionada con la obesidad, por lo cual en muchos casos su prevención y tratamiento se incluye a una rutina de ejercicios. La actividad física ayuda a mantenerte en tu peso, mantener bajos los niveles de glucosa en la sangre, mejorar la sensibilidad a la insulina y prevenirte de otras enfermedades como las del corazón, las cuales en muchas ocasiones van de la mano con la diabetes. Sin embargo, no en todos los casos se sugiere hacer ejercicio. Consulta con tu médico si puedes realizarlo, en caso de ser así tu especialista te indicará la frecuencia en que debes hacerlo, así como los ejercicios más adecuados para ti. Comúnmente indican iniciar con caminatas, trotar o correr, pero el tipo de ejercicio a realizar depende de las condiciones de salud de cada persona. 

Si tu médico lo autoriza, entonces podrás consultar acerca de la rutina de ejercicios que conviene más a tu cuerpo según tu estado de salud. Aunque son muchas las actividades deportivas recomendadas, existen algunas cosas en las que tendrás que prestar atención como saber el esfuerzo físico que requiere la actividad que vas a realizar, la duración, la intensidad del mismo y aplicar previo a su ejecución las correcciones necesarias en la alimentación y la administración de insulina. 

Al igual que haces con tu alimentación, los ejercicios físicos deben realizarse con la mayor regularidad posible para quemar el azúcar de una manera uniforme. 

Durante la actividad física tu cuerpo realiza un gran esfuerzo por lo que necesita más energía o combustible, mismo que es proporcionado por lo carbohidratos que consumes a diario. Los músculos comienzan a tomar glucosa de sus depósitos, posteriormente de la sangre y finalmente de las grasas, por ello es recomendado practicar algún ejercicio que te ayude a controlar tus niveles de azúcar en sangre. 

Sin embrago, la intensidad en el ejercicio debe incrementarse paulatinamente. Están comprobados los beneficios que brinda una caminata diaria de 30 minutos al igual que los ejercicios aeróbicos siempre y cuando el médico lo autorice. 

Consejos antes de empezar

Debes de tomar en cuenta que además de acudir al médico, antes de iniciar una rutina de ejercicio debes revisar como se encuentran tus niveles de azúcar en la sangre. Esto no deben estar debajo del rango entre 80mg/dl a 100mg/dl, pero tampoco sobrepasar 250 mg/dl. Asimismo, los niveles de glucosa deben ser verificados antes, durante, y después de la actividad, y de tres a cinco horas una vez finalizada la misma. Asegúrate de saber cuáles son los alimentos con los cuales debes aplicar insulina tras su consumo, y también debes conocer que tipo de ejercicios son los que debes realizar pues una dosis mal aplicada puede provocar un choque de insulina o hipoglucemia. 

Cuidados importantes durante el ejercicio

Una vez elegida la actividad física que quieres realizar y autorizada por tu médico, debes organizar tu rutina. Ya sea que te hayas decidió por la caminata o por escalar una montaña, programa un tiempo para descansar en intervalos para evitar complicaciones. Asegúrate de tener siempre una porción de carbohidratos a la mano para consumirla en caso de que tus niveles de azúcar bajen demasiado y te sientas mareado(a), débil. Un caramelo o bebida con carbohidratos aliviará este malestar en minutos. 

No olvides beber agua abundante antes, durante y después del ejercicio y también es importante realizar un calentamiento previo, al menos unos 5 minutos antes de empezar. 

--------------------------------------------------- 

Hábitos saludables

Todos los días realizamos actividades. Estas dependen del estilo de vida de cada uno de nosotros y de las necesidades personales. Aquellas que se ejecutan de forma rutinaria y repetitiva a estas se les llama hábito. 

La definición de “hábito” de acuerdo a la Real Academia Española es “un modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas”. 

Todas las personas en algún momento desarrollamos hábitos, realizando actividades de forma regular integrándose como parte de la vida cotidiana. Existen tanto malos hábitos como buenos y son responsabilidad de quienes los ejercen, por lo que se debe estar consciente de sus consecuencias. 

Algunos malos hábitos merman la salud y perjudican a quienes te rodean. También existen buenos hábitos que te permiten tener una mejor condición de vida. Ejemplos de éstos últimos son: llevar una alimentación balanceada, hacer ejercicio, no fumar, acudir al médico, etc. 

Cada persona es responsable de sus propios actos y de buscar buenos hábitos que permitirán una óptima salud, y por lo tanto una calidad de vida para disfrutar de los pequeños momentos. En el caso de los niños, los padres o cuidadores son pieza fundamental para crear buenos hábitos. Quienes ejercen la tutela, deben buscar buenos hábitos en búsqueda de un excelente desarrollo y una vida en las mejores condiciones. 

Referencia:

www.rae.es 

--------------------------------------------------- 

Calidad de vida

Todos los individuos buscamos el bienestar personal y de quienes nos rodean, estableciendo prioridades así como las actividades que se deben realizar para alcanzarlas. 

El cuidado de la salud es primordial para toda persona, por lo que las consultas periódicas al médico permitirán determinar la presencia de alguna enfermedad, y bajo consideración del especialista establecerá el tratamiento a seguir. 

Cuando se padece de alguna enfermedad crónica como es la diabetes, el impacto emocional y físico pueden deterioran al paciente. Por ello, en las visitas al médico es importante despejar dudas sobre lo qué es la enfermedad; de esta forma se comprende qué está pasando en el cuerpo, las opciones que tiene para enfrentarla con el fin disminuir la probabilidad de avance y deterioro físico. Con ello se puede lograr tener una muy buena calidad de vida. 

Es conveniente conocer los niveles de glucosa por medio del automonitoreo, ya que nos permitirá tener mayor control sobre el padecimiento. Si tu médico cuenta con esta información, podrá realizar modificaciones en la alimentación, medicamentos y actividad física cuando así se requiera. 

Sin embargo los cambios al someterse a restricciones dietéticas o físicas pueden generar repercusiones negativas en lo emocional y generar conflictos entre quien realiza dichos cambios y las personas que lo rodean. Debido a ello, el apoyo de la familia juega un papel muy importante. La comprensión respecto a estos cambios y la conversación de la forma en que todos los miembros de la familia lo experimentan permitirán buscar soluciones a los conflictos mencionados. 

Con el apoyo de las personas cercanas y el deseo de continuar con una vida sana, podrán seguirse las indicaciones para evitar que la diabetes afecte la vida de quienes viven con ella. 

Referencia:Controle su diabetes. Noriega Limusa.. Charles Kilo y Joseph R. Williamson1987 

--------------------------------------------------- 

Autoestima

La autoestima es la actitud y valor que le damos a nosotras y nosotros mismos como personas, de acuerdo a rasgos corporales, mentales y nuestra forma de ser. Es cómo se siente y piensa una persona consigo misma. 

La autoestima se aprende y se va construyendo a lo largo del tiempo, de acuerdo a diferentes experiencias de la vida, nos vamos formando un concepto de uno(a) mismo(a). Si tenemos un concepto positivo, tendremos mayor capacidad para desarrollar ciertas habilidades y aumentar la seguridad personal. La autoestima baja puede disminuir las potencialidades de cada persona e interferir con su progreso. 

Las personas que han sido diagnosticadas con diabetes, sufren un impacto emocional, la noticia por sí sola puede generar miedos por el desconocimiento así como cambio en los hábitos. Es necesario contar con las herramientas necesarias para enfrentar la enfermedad, una de ellas es: la autoestima. 

En el caso específico de la diabetes, La baja autoestima afecta a personas jóvenes y adultas que, pueden experimentar depresión, enojo y negación de la propia enfermedad. Existe mayor estrés, por lo tanto aumentan las molestias físicas. Debido a una mayor necesidad de afecto, posiblemente la agresión sea inhibida para obtener aprobación (1). La seguridad relacionada con la función sexual también puede reducir la autoestima y afectar temor a no cumplir sus propias expectativas o las de su pareja. 

Es importante brindar información y el apoyo necesario a las personas que padecen diabetes; así como acompañar en el proceso de aceptación de la enfermedad mediante la responsabilidad que conlleva el tener una adherencia o apego al tratamiento. Se sabe que una persona con alta autoestima será más factible que tenga la disponibilidad para cambiar hábitos o incorporar nuevos, así como tomar los medicamentos. 

El pertenecer a comunidades o grupos de personas con las mismas características también ayuda a las personas a identificarse con otras y no sentirse solas.

El Médico debe hablar con su paciente sobre el control metabólico, los cuidados a seguir, no angustiarlo acerca de las posibles complicaciones graves, ya que la actitud de la persona hacia la enfermedad así como sus deseos de seguir adelante son un factor determinante en la vivencia de la enfermedad. 

Una persona constantemente estresada y preocupada le resultará complicado habituarse a la diabetes y tener disposición a ello. También es importante valorarse a sí mismas y mismos como personas en su totalidad, laConsejos antes de empezar s características que definen a una persona no se basan en las enfermedades que tengan, ésta es sólo una entre muchas cualidades que se pueden potenciar y engrandecer. Teniendo una autoestima elevada, los cuidados a la propia persona serán mayores, pues nos valoramos, queremos y reconocemos nuestras capacidades. 

Referencias:

(1) Gomez, E; Rodriguez, Y; Tapia, B; Duran, C y Calzada, R. Personalidad y autoestima del adolescente que padece diabetes mellitus insulino-dependiente. Bol Med Hosp Infant Mex. 2003; 60 (2) : 173-183